Blog del Narco

Síguenos en: TwitterTelegramFacebookInstagram

"Pura Chapiza a la Vrg", Grupo de Sicarios de "Los Chapitos" ingreso a Caborca, desató balaceras y levantó a hijo de periodista

Un comando de sicarios de Los Chapitos secuestró esta madrugada al hijo del periodista Marco Antonio Manríquez Duarte, luego de ingresar al domicilio donde se encontraba durmiendo.

En entrevista, el reportero Manríquez Duarte consideró que el secuestro no está relacionado con su labor periodística y rechazó que su hijo y un amigo de éste, que también fue sustraído, se dediquen o estén relacionados con actos ilícitos o el crimen organizado.

Angustiado, el periodista dice que pudo tratarse de una confusión y relató que la noche de ayer, desde las 20 horas, en la mayoría de las colonias de Caborca se escucharon balaceras de grupos criminales que al parecer se están disputando la plaza.

“Desde las 8 de la noche se empezaron a escuchar las balaceras y creemos que lo más viable es que se trate de una confusión porque mi hijo y su amigo no tienen nada que ver con el crimen. Realmente estamos muy despistados de las razones por las cuales los levantaron, pero tampoco creo que sea por mi trabajo porque yo cubro otro tipo de notas, no me dedico en específico a la nota roja, aunque sí, cuando hay balaceras las reporto, cubro de todo”, comentó.

Eduardo y Sebastián los jóvenes levantados por Sicarios de Los Chapitos en Caborca

De acuerdo con su relato, su hijo, Sebastián Manríquez Verdugo y su amigo de infancia, Eduardo Uribe, ambos de 23 años, tuvieron el día libre en sus respectivos trabajos por lo que fueron a comer juntos y por la tarde se quedaron en la casa de Eduardo.

“A las 10 de la noche mi hijo habló con su mamá; le dijo que se quedaría a dormir en casa de Eduardo porque se escuchaban muchas balaceras. Mi esposa estuvo de acuerdo y le comentó que por seguridad era lo mejor y ya mañana se fuera a su trabajo”, narró.

El hijo del periodista y su amigo estaban dormidos en la casa de éste último cuando, a las 3 de la madruga, un comando de aproximadamente 20 personas armadas y encapuchadas, ingresó a la casa por la puerta de la cocina, los despertaron y se los llevaron, relató la madre de Eduardo al periodista, padre de Sebastián.

De acuerdo con la misma narración, la madre pidió a los hombres que entraron a su casa que no dispararan porque había dos niñas, sus sobrinas, que estaban en la casa.

“Yo creo que fue una equivocación porque ayer hubo muchas balaceras en las colonias de Caborca. Un convoy de 18 carros con una ‘XX’ pintadas pasaron entre Pitiquito y Sonoyta; también levantaron a otros jóvenes. Aquí se sabe que hay grupos que se están peleando la plaza y por eso los enfrentamientos aquí en Caborca”, detalló el periodista.

Caborca vivió una noche de terror, en la que los estruendos por ráfagas de armas de fuego de grueso calibre y reportes de caravanas de vehículos con hombres armados imperaron por más de seis horas, además de que medios locales reportaron al menos nueve personas privadas de la libertad y otras cuatro asesinadas. 

Un video de seguridad captó a un fuerte convoy con hombres armados, así como a algunos vehículos monster con blindaje artesanal, los cuales circularon libremente, sin que nadie les salieran al paso.

La Mesa Estatal de Seguridad informó que “en relación a los hechos recientes de violencia registrados en Caborca, se desplegó un operativo coordinado de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), Policía Estatal, Guardia Nacional y Policía Municipal.

“El resultado (...) es de tres personas aseguradas, así como armas y vehículos; fueron puestos a disposición de la Fiscalía General de la República (FGR)”.

El alcalde de Caborca, Abraham Mier Nogales (Morena), emitió un mensaje en el que lamentó los hechos y anunció que se suspenderían los eventos deportivos, además de que se invitaba a los negocios del municipio a cerrar a las 10 de la noche.

“A nuestros ciudadanos les aseguro que estamos haciendo todo lo que está en nuestras manos para garantizar la seguridad, es por esto que, pensando en la integridad de cada uno, hemos tomado esta decisión”.

Mier Nogales reconoció que los hechos superaron la capacidad del ayuntamiento.

“Reconozco que los hechos vividos esta madrugada rebasaron el nivel de respuesta de las corporaciones policiacas, ya que no fuimos capaces de prevenir estos lamentables hechos”. 

Horas después de los sucesos de violencia, que presuntamente iniciaron en el municipio de Pitiquito y se trasladaron a Caborca, continúa el reporte de personas desaparecidas, así como vehículos y viviendas dañadas por impactos de bala. 

Entre esos casos están los padres de Eduardo Alejandro Uribe y Sebastián Manríquez, de 23 años de edad, quienes clamaron en redes sociales por sus vidas.

Ambos jóvenes se habrían reunido para jugar por internet y fueron privados de la libertad durante la madrugada de ayer, en un domicilio de la calle 18, entre P y Q. Sus padres aseguraron que los dos son deportistas, trabajadores y uno de ellos acaba de concluir sus estudios universitarios.

“Sabemos que hay personas de bien que nada tienen que ver con la delincuencia organizada, hacemos un llamado a sus captores para que tengan misericordia y devuelvan a estos jóvenes con vida”, pidió el alcalde de Caborca.

Fuego cruzado

Residentes del municipio exhibieron a través de videos en redes sociales cómo padecieron las horas de zozobra.

“Estoy con los nervios de punta; yo sí viví lo que ustedes no vivieron: la balacera, patearon las puertas, le quebraron el carro a mi prima, nos rempujaron (sic.), todos los vidrios de todos los departamentos quebraron”, expresó una mujer con voz de llanto y temblorosa, quien grabó a un hombre tirado en el suelo, al parecer privado de la vida.

“Por favor, a las personas que se llevaron a mi esposo ayer en la noche, por favor, se los pido, se los suplico que me lo entreguen; él es inocente, él es una persona que trabaja, él es albañil y yo trabajo en el hospital. Nosotros estamos luchando para sacar adelante a mi niña que está enferma”, imploró otra mujer.

 

Escribe lo que deseas encontrar y presiona Enter